El baño es uno de los espacios más íntimos de nuestro hogar, pues lo asociamos no solo a la higiene personal, sino a la relajación. Ese ratito del día en el que nos metemos en la ducha y disfrutamos con el agua, sobre todo en las largas duchas de invierno, es nuestro y personal.

Por eso, es de suponer que cualquiera de nosotros desea siempre lo mejor en cuanto a platos de ducha, lavamanos, azulejos y, por supuesto, mamparas de ducha. Aunque podemos elegir entre mamparas y cortinas, las primeras siempre van a ser mejores en muchos aspectos. Y es que uno de los factores que las hacen mejor es que aíslan más respecto a las cortinas.

Ahora bien, tampoco basta con comprar cualquiera de ellas, ya que existen muchos tipos de mamparas de ducha: las hay más resistentes que otras, más eficientes que otras, más aislantes que otras y, por supuesto, más estéticas que otras.

En la elección de nuestra mampara ideal no tenemos por qué precipitarnos, y es importante y recomendable dedicar un tiempo a investigar qué tipos de mamparas de ducha existen, en qué se diferencian unas de otras y, por supuesto, sus precios.

Aunque la cuestión del precio no tiene por qué ser determinante, si estamos convencidos de que queremos comprar una mampara, sí es fundamental que la relación calidad-precio sea la mejor y que estemos satisfechos con la inversión.

Tipos de mamparas de ducha

En cuanto a los tipos de mampara de ducha en sí que existen, podemos mencionar unas cuantas, pero hay algunas que son bastante conocidas por sus excelentes acabados y sus múltiples funcionalidades, entre ellas:

  • Las mamparas de puertas correderas.

    Quizás las más conocidas porque, además, suelen estar instaladas por defecto en numerosos hogares. Este tipo de mamparas tienen la virtud de que nos permite ahorrar espacio, ya que las puertas correderas no se comen centímetros de espacio cuando las abrimos.

  • Las mamparas de puertas frontales.

    Son para muchas personas más bonitas, más estéticas y más cómodas. Por ejemplo, son más fáciles de limpiar, ya que no acumulan suciedad en espacios de difícil acceso.

Por otro lado, también podemos dividir los tipos de mamparas de ducha por su color, por ejemplo:

  • Las clásicas de colores claros, normalmente azules o grises, si no directamente transparentes, que puede otorgar al baño una sensación más diáfana, sobre todo, si el cuarto de baño dispone de una ventana por la que entra el sol.
  • Las mamparas de tonos más oscuros, sin embargo, son más originales y también pueden ofrecer una mayor sensación de intimidad. Hay mucho donde elegir.

¿Y tú? ¿Estás buscando la mampara de ducha que mejor se ajuste a tu baño?